El libro escrito con buena fe

«Martutene»

El libro escrito con buena fe

“Martutene es la obra que le da fin a toda una época, que abarca desde 1989 hasta 2012. Intermibable, y nos da la oportunidad de interpretar la mayoría de los discursos que definen el mundo euskaldun: el antropológico, el sociológico, el de los euskalkis y los pueblos pequeños, el polítiko, el terrorista, el global, el médico, el gastronómico, el de las bellas artes, el de la música, el turístico, el de los inmigrantes, etc.”

 

Martutene

Todos los Saizarbitoria aparecen en Martutene: el que enumera la crueldad afectiva y que es capaz de sumergirse con éxito en el deseo interno de las mujeres que cree insondable; a eso que llama «conflicto vasco» que va a delante y a atrás en el tiempo, izquierda derecha y que sabe tocar tanto de un lado como del otro; el que se preocupa por el nacionalismo…

Todos los Saizarbitoria aparecen en Martutene, el ensayista y novelista, y también el que hace autoexigencia de la obra, que hábilmente y por tercera vez, hace como si no quisiese coger esa valentía y ese cansancio.

Todos los Saizarbitoria aparecen en Martuten, el escritor que dice que es “in my time”, de una generación llamada para romper modelos sociales y cambiar el mundo, que por culpa de Prousten casi deja de escribir y que simpatiza con Virginia Woolf, que nos trae a la memoria al Céline clínico y obsesivo que escribió Semmelweis, el que ama la repetición de los detalles, el que se desvía de la narración para inserta en ella con muy buen gusto un ensayo literario sobre las txapelas…

Todos los Saizarbitoria aparecen en Martutene, de tal manera que el lector se sentirá dificilmente cómodo (“Askok ez bazuten inoiz pistola bat eskuan hartu ez zen izan indarkeriaren aurkako militante konbentzituak zirelako edo moral aldetiko eragozpenak zituztelako, baina bai ez zeukatelako bizia arriskuan jartzeko aski adorerik”).

Todos los Saizarbitoria aparecen en Martutene, pero, sobe todo, con sinceridad – eso que Montaign denominaba “buena fe” – y que mira al mundo con incredulidad, sabiendo que inevitablemente esa sinceridad lleva a iluminar rincones oscuros y a oscurecer los claros, a veces con ironía, a veces con desesperación.

Ahí está ese Saizarbitoriai, el que tiene que escribir para pensar, el que sabe que para llenar ese hueco amnésico está el principio del deseo de escribir. El Saizarbitoria voyeur y écouteur, el que sabe mejor que nadie cómo traer a un párrafo el orgasmo que se oye tras una puerta cerrada. El que cambia el afecto que tiene a Simone de Beauvoir y Sartrer según va descubriendo la capacidad que tenían para humillarse mútuamente. Como la pulsión del sexo trata sobre el nacimiento, vejez y eutanasia del mundo.

Ahí está este otro Saizarbitoria: el donante de detalles y pasadizos que sutilmente expresan la naturaleza vasca, el que pregunta si es elegante la presunta sequedad afectiva de los vascos, el que se agarra a la competición sinsentido entre las capitales.

LISTA DE TEMAS

Martutene y el pasado

Martutene y la gastronomía

Martutene y las relaciones de pareja

Martutene y Hamaika pauso

Martutene y ETA

Martutene y el sistema de salud

Martutene y la importancia del dinero

Martutene y la lingüística

Martutene y Max Frich – Montauk

Martutene y la metaliteratura (incluso las menciones literarias)

Martutene y la disputa del euskera

Martutene y la importancia del vestir

Martutene y el humor

Martutene y Otzeta

© 2022 Bilbo Zaharra Euskaltegia | Eskubide guztiak gordeta |

Inicia sesión con sus credenciales

o    

¿Ha olvidado sus datos?